Poema.- La Levadura, por Rafael Campillo [11/06/2011]

Cuando regresé del Ayuntamiento donde fuimos marginados detrás de las vallas y vigilados por la policía se me ocurrió este poema que quiero compartir con vosotros.

Cartel con el poema, colgado en la Puerta de Sol (Madrid)

LA LEVADURA

Los jóvenes de todas las tierras y razas
un día de mayo del último siglo
Despertaron de una larga hibernación
Desenterraron las flores de otros mayos
Se lanzaron a la conquista de calles y plazas
Juntaron ilusiones y olvidadas utopías
Y dieron al mundo una bella lección
“Somos la levadura que levanta la masa”

Hijos y nietos de otras frustradas utopías
Surgieron de las áridas tierras mancilladas
Por pobladores malditos sin conciencia
Y germinaron aquellas viejas semillas
Que con tanto amor sembraron otros jóvenes
En esas mismas calles, plazas y avenidas

Cuando ya todo lo conquistado parecía perdido
Inundaron de voces y cantos los campos baldíos
Levantaron y agitaron sus manos pacíficas
Enseñando al resto de seres adormecidos
Que hay otras formas de relaciones humanas

Mientras en las alturas siderales de las poltronas
Planean amenazadores los siniestros poderes
De las mas turbias y corrompidas conciencias
Jóvenes y menos viejos alzan sus voces
Sacuden los carcomidos cimientos
De una sociedad dominada por depredadores
Depositarios de las mas bajas pasiones humanas

Llevan estas jóvenes el futuro en sus venas
Dispuestas a crear para su descendencia
Una sociedad mas justa, más igualitaria
Limpia de sanguijuelas oportunistas
Son ellas y ellos mayores y menos viejos
La levadura que levanta la masa

Dedicado a todas las personas jóvenes y
“menos viejas” que han puesto la levadura
de la dignidad para una regeneración social.

Rafael Campillo, 11 de junio de 2.011

A la manifestación de hoy fuimos los justos

La acción de protesta emprendida hoy 11 de junio con motivo de la ceremonia de investidura de Sonia Castedo por la alcaldía de Alicante, ha convocado a unas 300 personas. Está cifra no es muy grande, hay que reconocerlo, pero tiene, sin duda, el valor simbólico que en su momento le dio la historia.

Cualquier observador neutral que haya presenciado la manifestación de esta mañana habrá podido comprobar por sí mismo algo indiscutible: todas y cada una de las personas que allí se manifestaban, lo hacían al 100%. Durante más de 3h se corearon incansables y al unísono todos los lemas de protesta contra la corrupción que se puedan imaginar, sin olvidarnos del trillado, pero pegadizo, “no hay pan para tanto chorizo”, y el “manos arriba esto es un atraco”. Y es que la señora Castedo no se merecía menos; ella y, por supuesto, sus compañeros de filas: el ex alcalde, Luis Díaz Alperi, y el actual presidente de la diputación, José Joaquín Ripoll, imputado oficialmente en el caso Brugal. Estos dos últimos, y no Sonia Castedo, tuvieron la ocasión de escuchar las protestas en primera persona, pues salieron de allí por su propio pie. Sonia, tuvo la discreción de hacerlo en coche oficial, sin dar la cara a todos los que allí estaban “aclamándola” pacíficamente, “por su abnegada y desinteresada vocación de servicio al pueblo alicantino”.

Es cierto que no éramos muchos, pero estábamos unidos y comprometidos ante la indignación, como diría Stéphane Hessel (el escritor de ¡Indignaos!). Una unidad forjada por la convicción de estar haciendo lo que había que hacer.

No éramos muchos, pero fuimos los justos.

Juan Nadie

¡Lo que nos faltaba!

Vivimos en una sociedad que sufre un continuo bombardeo de información, eso es algo harto sabido. También somos capaces de reconocer muchas técnicas de persuasión que son utilizadas contra nosotros para incitarnos a realizar determinados actos. Pero llegados a un punto de colapso mental que nos impide reconocer la realidad, optamos por la reflexión.

La “crisis de los pepinos”: El 24 del pasado mes de mayo se cobró, en Alemania, la primera víctima de un brote de una variante de una bacteria llamada e-coli (bacteria que se encuentra en cualquier mamífero en estado saludable y ayuda a la absorción de nutrientes en nuestros intestinos). El 25 de mayo, falleció la segunda damnificada, una mujer de 89 años. El número de casos sigue aumentando en el país. El 26 de mayo Cornelia Prüfer, la senadora de Salud del estado de Hamburgo afirma que los pepinos españoles procedentes de Málaga y Almería son los principales causantes de las infecciones.

Situando todo esto en un contexto socio-político como el nuestro, la alarma sobre la gran epidemia se expandiría como la pólvora dejando un rastro imborrable. Todo el mundo hablaría con preocupación de la cuestión y temeríamos nosotros mismos por los productos de nuestra tierra. Esto es lo que debería de suceder.

Estamos en el siglo XXI e internet ha invadido todo a nuestro alrededor. Esta carta forma parte de internet y también cada una de las cosas que conforman la ciencia computacional a día de hoy. La conciencia de la gente durante el siglo pasado vivía en armonía con lo que el Estado pretendía y esas pretensiones eran y son conducidas a través de los medios de comunicación. Al estar supeditado en todo momento el Estado a los intereses de las multinacionales, por ende las grandes empresas controlan los medios de comunicación. Esto es algo que todo el mundo sabe e incluso ya aborrece, pero hay que aclarar que no siempre es así.

El movimiento 15M se fraguó en internet solemnemente y se mantuvo al margen de la vida pública hasta que llegó el gran día. Los que conocíamos el asunto de antemano, mascábamos con ansia la incertidumbre del momento, sin saber la repercusión que todo esto iba a conllevar. Pues bien, los medios de comunicación en un primer momento no se pronunciaron sino vagamente al respecto. ¿Por qué? Porque se pensaba que era un acontecimiento pasajero. Un día sí, para hacernos oír y reclamar nuestros derechos, pero ¿para qué más? Haber dado más importancia al asunto, habría sido fatal. Exacerbar los ánimos de una sociedad descontenta con el sistema político que tiene, no debe ser algo demasiado producente. Pero sucedió todo lo contrario, el hecho de no haber fomentado la libre y real circulación de la información por los medios básicos de comunicación, o sacar a la luz la ínfima parte negativa de un acontecimiento de tal envergadura, dio como resultado un éxito rotundo.

Llegó el día 26 de mayo y Europa, que no sabemos hasta qué punto está informada de lo que sucede en nuestro país, nos mira, y no para fijarse en las acampadas que llevan asentadas más de una semana para exigir una depuración del sistema político, sino para dar a conocer que nuestros agricultores son los culpables de una cepa de una bacteria que produce infecciones intestinales que en casos graves puede llegar a ser mortífera.

Noam Chomsky, lingüista, filósofo, científico y activista político estadounidense, escribió junto con Edward S. Herman un libro titulado: Manufacturing Consent: The Political Economy of the Mass Media, en 1988, que llegó a España en 1990 con el título de Los guardianes de la libertad. En esta obra se trata de argumentar las causas de la manipulación mediática, así como las diferentes formas de ejecución que se llevan a cabo.

Tras toda esta introducción, ¿Cuál es entonces la relación entre la “crisis de los pepinos” y el movimiento 15M? Las dos son noticias de ámbito continental y refieren a España. El movimiento 15M surge antes que el brote de la bacteria e-coli. ¿Y qué tiene de relevante esto? Noam Chomsky redactó en su día una lista de las 10 estrategias principales que se suelen llevar a cabo para controlar a la población. El hecho de que mucha gente ignore lo que ya ha pasado en Islandia, cuya revolución ha sido un completo éxito, es un indicio más del férreo control que desea pasar desapercibido. Pero si hay algo que no pueden controlar, es internet, que, metafóricamente, lo podríamos definir como: La grieta que está haciendo desplomar el muro invisible existente entre nosotros y nuestra realidad.

Por lo tanto, ¿No es la epidemia de e-coli un truco para desviar la atención de lo verdaderamente importante que está sucediendo en nuestro país y en otros como Grecia? La primera estrategia que expone Chomsky, es ni más ni menos la que estamos sufriendo: La estrategia de la distracción. Es decir, lo que se ha intentado, en este caso, ha sido superponer una noticia a otra, con el fin de despreciar aquello que no les interesa y encauzar la situación hacia el pánico social que pueda desprenderse de una pandemia. Esto es algo que ya ha ocurrido con anterioridad, véase el claro ejemplo de la gripe A como medio para distraer a la población ante la creciente alarma del agudizamiento de la crisis económica en el año 2009. La cantidad de atrayentes películas cuya sinopsis se basa en una plaga a nivel internacional, hace que extrapolemos nuestras mentalidades ficcionales a la realidad. Con esto no pretendo dar a comprender que sean falsas las noticias de esta índole, sino que se exageran hasta el punto de recrear emociones humanas que inquieten más que la realidad social presente en nuestros días. Otro buen ejemplo de todo esto, fue la psicosis del ántrax que en el 2001 hipnotizó a la población mundial, alejando sus ojos de la cruda realidad presente en Afganistán.

La estrategia número 10 sugerida por Chomsky, hace referencia a la relación entre los avances científicos (especialmente biológicos, psicológicos o neurológicos) y la capacidad que tiene una noticia de ámbito intelectual para minusvalorarnos dócilmente. Es decir, el mayor conocimiento en las áreas pertenecientes a la medicina y a la biología sobrepasa la facultad que tenemos la mayoría de la población para comprender la gravedad de determinada situación. Por ello, recrear un contexto paralelo a la realidad en el que se ponga de manifiesto una excelsa amenaza que excede la verdad de un asunto, es algo a lo que nos tenemos que enfrentar también en este caso.

Asimismo es necesario advertir algo de suma importancia, que parece más un recurso literario que algo que pueda suceder en nuestra sociedad. El que los pepinos, que se dice que son la causa de la enfermedad, sean españoles es el más grave de todos los problemas. No solo los agricultores han sido los que han sufrido los graves daños colaterales que todo esto ha provocado, sino que, por analogía, todo lo que venga de España, es malo. Esa es la verdadera imagen que se intenta dar y es fundamental para comprender toda la situación. Si los pepinos provocan la enfermedad en la sociedad alemana, ¡imagínense lo que podría provocar una revolución social proveniente del mismo país! ¡Cataclismo en su más puro estado! Pues bien, he aquí el foco del problema principal: dar una mala imagen de un país que ha sido gravemente azotado por la crisis económica mundial y cuyos habitantes comienzan a hermanarse ante un problema común, para evitar la unión entre todos los ciudadanos indignados de la Unión Europea, y por extensión del mundo, para salvaguardar el poderío que poseen los magnates de este planeta.

Esto es lo que verdaderamente tenemos que combatir. El movimiento 15M, más allá de toda la irritación que aúna a la población con respecto a los problemas políticos del país, es un movimiento de concienciación social que pretende la reflexión ante la supuesta realidad que se nos ofrece, la búsqueda de por qué las cosas son así y no de otra manera, el encuentro de la sociedad más allá de cualquier interés de tipo económico y la salvación de la poca integridad que nos queda en la difícil tarea de consolidarnos como seres humanos.

Solo pretendo que esta carta, dirigida a todo el mundo que quiera leerla, sirva como consigna de un ciudadano más que está indignado, como muchos otros por muchos otros motivos, y que componen granito a granito algo cuyo destino nos es incierto. Pero una cosa es clara: Solos, no hacemos nada.

La revolución desde el corazón

Tengo 46 años, un hijo de 9, estoy parado y tengo una revolución pendiente.

Aquella que nuestra generación ha tardado en darse cuenta que era necesaria, ahora vosotros nos estáis dando la oportunidad de recuperarla.

Sólo quería decir gracias, gracias a todos!!, y aportar mi grano de arena que no es otro que una pequeña reflexión sobre el futuro que estamos construyendo.

Me gustaría sentir que de verdad estamos ante un cambio de conciencia y no sólo de sistema, que cuando la indignación dé paso a la revolución cotidiana del día a día, recordemos que el gran cambio que quizás necesitemos es un cambio interior para poder mantener dentro de la honestidad  todas las revindicaciones justas que vayamos consiguiendo y las que no.

Quizás no podemos pasar de una sociedad sin valores a una sociedad ecuánime en un solo día, ni en un mes, ni en un año, seguramente es un trabajo de una generación que con suerte disfrutarán nuestros hijos.

Con coraje, con razón y con corazón iremos creando nuestros manifiestos y nuestras propuestas para tener una sociedad mas justa, mas humana, mas feliz, pero estemos alerta, porque si sólo cambiamos lo que pone en los papeles, incluso aunque cambiemos las leyes, si los hombres y mujeres que tienen que gobernarnos, dirigir nuestras empresas, y también los que tenemos que trabajar, siguen siendo corruptos y sin valores, es decir que siguen estando confundidos, acabarán saltándose una vez mas las leyes y las palabras una vez más no servirán de nada.

No hay ley ni cárcel que retenga el odio, la envidia, la corrupción, la ira, igual que no hay ley ni prisión que detenga la honradez, la voluntad de servicio a los demás, el deseo de justicia y libertad, esto lo sabéis bien, no sé por qué lo repito aquí si lo estáis viviendo vosotros mismos, quizás lo repito para mi mismo y para la gente de mi generación.

¡¡¡¡ Ánimo y muchas gracias por recordarme que se puede cambiar el mundo!!!

 

Opinión: ¿Qué va a quedar del 15-M? – Miguel Gambín [23/05/2011]

¿Qué va a quedar del 15-M?

Después del fogonazo del 15-M surge la pregunta sobre su continuidad.

Mucha gente se muestra escéptica sobre lo que puede dar de sí esta iniciativa ciudadana que ha ocupado los titulares de la prensa nacional e internacional durante una semana entera.

Lo más difícil viene ahora. Es relativamente sencillo montar asambleas, con todo lo hermoso de la iniciativa; exponer ideas en público; copar la atención; provocar efecto de contagio. Otra cuestión es darle forma a esto que ha empezado de forma espontánea y visceral, y llegar al terreno de las realizaciones concretas.

En primer lugar, queda por definir qué es este “Movimiento ciudadano”. En las asambleas se escuchan propuestas a veces, como si estuviera en las manos del movimiento el darle la vuelta al país, y cambiar las cosas. Soñar es gratis, y es hermoso, pero los sueños que no tienen un plan de ruta, terminan esfumándose como nube de verano.

Habría que tener claro cuál es la identidad de esta iniciativa ciudadana. A veces es bueno empezar por LO QUE NO ES.

Un partido político. En España ya hay demasiados. La solución no está en crear otro. Hace falta mucha organización; muchos recursos, y muchas energías. Al fin y al cabo, nadie es mejor que nadie. Este hipotético partido podría acabar como los otros, alejados del pueblo. Todos empiezan con buen pie, y al final, ya se sabe.

Una propuesta radical anti-sistema. Que el sistema sea mejorable, incluso perverso  y merezca ser criticado, no quiere decir que nada sea válido. Las críticas anti-sistema pueden ser justificables, pero sin una propuesta clara y razonable, todo queda en fuego de artificio, y en humo de barricadas. El cambio no se hace así. Sirve para descargar adrenalina, y para ponerse a la ciudadanía en contra.  Este movimiento no tiene nada de “perroflauta”, “etarra”; “mugriento” o “marginal”. Está formado por ciudadanos a los que parece que la democracia sigue siendo el mejor de los sistemas imaginables, a condición de sacarle el máximo partido.

Una propuesta de revolución institucional. Dentro del movimiento hay personas de diferentes tendencias. El debate ahora sobre un hipotético cambio de régimen sería perderse en interminables discusiones, y restaría fuerza al movimiento. Además, terminaría estrellándose con el escepticismo de la ciudadanía. Y no se conseguiría nada.

Un grupo manipulado por oscuras fuerzas políticas. Lo que está claro para cualquier persona que baja a la calle y habla con los integrantes de la plataforma, es que nadie manipula  a nadie, ni se reparten consignas para ser obedecidas ciegamente. Hay participación, democracia y apertura mental. Todos puedene exponer sus ideas, y todo se genera espontáneamente, aunque con una cierta organización.

Un grupo parar generar propuestas legales y sustituir al parlamento. Durante estos días, se han compartido sueños, y se ha imaginado un mundo mejor, algo diferente a la realidad cotidiana con la que nos enfrentamos. A veces se habla como si dependiera de las asambleas formadas  la política lingüística o energética, o las reformas educativas. Ese tipo de debates son útiles para desahogarse, pero escapan a lo que razonablemente puede llevar a cabo el movimiento ciudadano.

Entonces, ¿qué? ¿Desaparecerá el movimiento?

Fijémonos, por un momento, en lo que el movimiento ha conseguido. A partir de ahí podemos imaginar lo que se podrá conseguir.

1.- Ha conseguido sacar de la indiferencia a la ciudadanía, aletargada desde hacía décadas en un país indiferente a cualquier afrenta. El grupo de gente que se reunión en la puerta del Sol, no hizo más que el papel del catalizador de una gigantesca reacción social. Los ciudadanos estaban hartos de lo que ocurría, pero, al mismo tiempo, no veían medio para expresar su descontento y hastío.

2.- Se ha creado en el espacio de unos pocos días, una organización que cuenta con miles de personas dispuestas a dedicar su tiempo y energías a hacer funcionar la máquina.

3.- Por primera vez en décadas, los ciudadanos han hablado de política con desconocidos, y han compartido abiertamente su rechazo al funcionamiento del sistema democrático, y sus deseos de que las cosas tomen otros derroteros. Los españoles se han escuchado; han soñado juntos, y han compartido ilusiones. SE han entusiasmado viendo que miles de personas expresaban públicamente lo mismo que ellos. Se han escuchado mutuamente, dando una enorme lección de civismo a los políticos, que no se escuchan, sino que se lanzan descalificaciones.

4.- Se ha tomado conciencia de que SÍ se puede hacer algo. Se ha tomado conciencia colectiva del potencial de un pueblo. Y ése es la condición de cualquier cambio social.

Y A PARTIR DE AQUÍ, A DÓNDE VAMOS?

A partir de estas conquistas, ¿Se puede hacer algo?

Tenemos ya un pueblo que se identifica con las propuestas del programa elaborado. Ahora se trata de ponerlas en práctica. ¿Sencillo? Desde luego que es hoy más posible que nunca, porque hemos descubierto que todos queremos lo mismo, por encima de ideologías. Queremos mayor control de la banca, que juega con nuestras vidas; queremos que los políticos dejen de reírse de los ciudadanos, y bajen de la nube en que viven. Queremos mayor control de la corrupción, y del patrimonio de los politicos. Todo es muy razonable y realista.

¿Y quién le pone el cascabel al gato?. Muy sencillo; TODOS.

Todos, es decir, el movimiento ciudadano que se ha formado, y que puede presionar para que las cosas cambien. TODOS SÍ QUE PODEMOS.

PROPUESTAS CONCRETAS: Imaginemos qué pasaría si estas propuestas se publican, y el movimiento ciudadano promete su adhesión al partido que se comprometa a cumplirlas, con un control público y periódico de estos compromisos. ¿Y van a hacer caso? Dependerá de la manifestación de fuerza que se haga. No olvidemos que varios centenares de miles de votos han sido votos nulos o abstenciones. Si se consigue canalizar ese electorado, el mapa político de España va a cambiar. El movimiento ciudadano cifrará su fuerza en su capacidad de convocatoria, de la que ha hecho prueba en estas elecciones.

Para esto, urge planificar alguna que otra acción pública antes del verano, que deje a todo el mundo la convicción que la plataforma ciudadana es capaz de movilizar la opinión pública y de trasvasar  miles de votos, que es el supremo argumento de los partidos.

Hay que utilizar la capacidad de movilización para conseguir acciones concretas, escalonadas en el tiempo:

1.- Una iniciativa de boicot a multinacionales o bancos.

2.- Una recogida de firmas, en favor de  la supresiónd e las prebendas de los politicos, o una ley de la transparencia. (En torno a esta iniciativa se pueden organizar una cantidad enorme de actividades, desde carreras populares, caceroladas; teatro en plena calle; acampadas; empapelamientos, etc.

3.- Movilizaciones frente a sedes de partidos que se han ensuciado las manos.

Para esto hay que cimplir varios requisitos:

1.- UNIDAD: Hay que dar un mensaje unitario, que agrupe a todos los colectivos que están detrás.

Hay que utilizar las redes sociales; los contactos que se han creado para futuras movilizaciones.

2.- RAPIDEZ. SE ha de aprovechar la energía que se ha generado. La opinión pública es sensible a lo que se le proponga. Se ha de realizar algo antes que el verano, con otra propuesta concreta para el mes de Septiembre.

3.- CONCRECIÓN. No queramos abarcar más de lo que podemos. Hay que ser muy concretos en las acciones. No hemos de elaborar leyes, ni estudiar complicados expedientes. Eso no corresponde al movimiento, sino a los técnicos. Pero desde la plataforma ciudadana se han de imaginar estímulos para hacer moverse a los políticos en la buena dirección. El movimiento ha de ser la espuela que haga saltar al caballo perezoso, que no quiere moverse en la buena dirección. Abandonemos los programas, y ciñámonos a las propuestas concretas. A las iniciativas fácilmente evaluables, como las campañas de boicott a bancos, eléctricas o telefónicas.

4.- Trabajo en red, como se ha hecho hasta ahora. Es el nervio de la lucha, y la condición que permitirá al movimiento ciudadano de subistir.

5.- INTERNACIONALIZACIÓN. En varios países de la unión Europea existen los mismos problemas que en España. Hay que saber presentarse, y traducir los mensajes en varias lenguas. Es necesario tomar contacto con otras organizaciones que quieran solidarizarse. Cuantos más seamos, más fácil será. El número de ciudadanos movilizados será la palanca desde la que se pueda mover este mundo viejo, donde para muchos ciudadanos el sistema democrático ha dejado de ser un sueño

para convertirse en pesadilla.

El movimiento debería tener un calendario de acciones a realizar antes de las elecciones generales. Un plan de acciones y movilizaciones concretas y realistas, sin grandes pretensiones, pero con continuidad y decisión. A partir de ahí, lo que se quiera soñar.

Miguel Gambín 23-05-2011

 

La flor que quiso salir del vaso

¿Nunca os habéis fijado en esas tristes flores de jarrón? Encerradas a la fuerza, aisladas de su medio, en otro totalmente distinto de donde ellas crecieron, atrapadas en angostos vasos y jarrones, situadas como cuadros en una galería, sin vida.

Y es que las flores fuera del jardín parecen como tristes marionetas que poco a poco van decayendo… poco a poco. Primero agachan la cabeza y se les empiezan a caer los pétalos y finalmente se arrodillan ante el jarrón triunfante en el cual habitan, que no viven.

Pero aquella mañana eché un vistazo a mi salón y no me pareció ver encarceladas a las flores. Y aquella mañana fue ayer, cuando llegué aquí, me senté, y escuché como varios de vosotros mostrabais vuestras opiniones, inconformismos y sí, digámoslo de nuevo, indignaciones.

Entonces me di cuenta de que eran también los míos, y entonces lo supe.

Somos la flor que quiso salir del vaso.

Somos un grupo heterogéneo que ha conseguido una unidad inquebrantable, tenemos nuestras diferencias, es cierto, no somos borregos, no seguimos a ningún partido lo crean o no, y ya puede decir misa Intereconomía y Jiménez Losantos y quien sea, que somos independientes!!! Independientes de SU sistema!! Y lo hemos demostrado compañeros, hemos hecho historia, que no es poco! Nos hemos movilizado de tal forma que hemos alzado una voz tan potente, que aún está llegando a países que se deciden a seguir lo que llaman la : spanish revolution!!

Y eso es… es fantástico, es maravilloso, la vida es maravillosa, porque aunque a veces tengamos ganas de chillarle que se ha hecho odiosa el los últimos años, el ser humano es tan poderoso que sabe que siempre y repito: siempre, se puede hacer algo para distorsionarla.

Por eso quiero deciros a todos vosotros que me siento orgullosa de todo esto! Y más aún de formar parte de ello. Hace mucho tiempo que el mundo necesitaba algo así.

Porque estoy hablando de un mundo que necesita un cambio, que ruega por una nueva rehumanización para continuar con su desarrollo.

Ha llegado nuestro momento y lo estamos utilizando, vaya que si lo estamos utilizando!! Mirad a vuestro alrededor! Mirad de quién se habla!! Mirad lo que habéis creado y sentíos orgullosos de vosotros mismos! Atreveos a reír y a decir VIVA YO!!

Porque mientras nosotros estamos aquí, ellos, todos contra los que luchamos están temblando, ahora mismo nos tienen pánico!

Porque llevamos la bandera blanca, la bandera sin color o mejor dicho, de nuestro propio color que es el color de la libertad, de la justicia y de la paz.

Pero sobre todo, porque temen lo desconocido y para ellos aún somos un misterio, igual que para nosotros es un misterio hasta donde podemos llegar, y eso, queridos amigos, sólo lo averiguaremos continuando con esto.

Por ello, hoy, pase lo que pase a las 12 de la Noche, todos nosotros seremos la flor que ha querido salir del vaso y no solo eso, la flor que lo seguirá intentando. Hasta la victoria, siempre!

Posted on May 22, 2011 by 20foratsalclatell