Crónica de 2 días de manifestación contra la corrupción en el ayuntamiento de Alicante

 

Fuimos algunos los que acudimos a la cita de ayer por la tarde-noche, invitados al velatorio por la muerte de la democracia y la honradez en nuestro Ayuntamiento. Con velas, velos y una pancarta, llegamos a ser de 30 a 40 personas las que allí nos reuníamos en son de luto y reivindicación silenciosa. La gente fue retirándose a descansar hasta quedar alrededor de una decena para dormir.

Uno de los dos bloques en que se dividía la manifestación; uno a cada lado de la calle Altamira (la del ayuntamiento).

La primera invitación a retirarnos de la plaza llegó sobre las 7 de la mañana, con la excusa de limpiar un trozo de plaza, el cual estaba limpio, tan sólo ocupado por nosotros y nuestros enseres. Sin conseguir nada con ello, la policía volvió un rato más tarde con la ‘excusa perfecta’, véase: “Hay prevista una mascletá en la plaza, el pirotécnico está por llegar y tenéis que despejarla, porque toda la plaza se va a vallar como recinto de seguridad”. Algunos de nosotros se empeñaban en legitimar el derecho de permanecer en un lugar público, pero convencidos por este alegato por parte de la policía y porque no estábamos preparados para exponernos a lo que pudiera pasar por negarnos, finalmente abandonamos la plaza, a pie algunos, otros en volandas y arrastrados por los policías.
Aproximadamente una hora más tarde, los mismos agentes que nos habían desalojado por seguridad confirmaban la suspensión de la mascletá. Es duro que te mientan por la televisión, es duro que te mientan por la radio pero, es mucho más doloroso que otro ciudadano como tú, te expropie de tus derechos, como es el permanecer en una plaza pública de tu ciudad, mediante una sucia mentira.
Los agentes crearon esa frontera de vallas azules que durante toda la mañana nos separarían de los que en verdad eran peligrosos; vallas que privatizaron una plaza entera para unos cuantos ciudadanos privilegiados.
A partir de ese momento los manifestantes comenzaron a hacer una llamada urgente a todos los indignados: viandantes, amigos y seguidores por internet; con el fin de hacer ver cuál había sido el trato ofrecido por las autoridades e invitando a que la indignación común reuniera al mayor número de personas posibles, ahora, tras esas fronteras a pie de calle.

José Joaquín Ripoll, presidente de la diputación e imputado en el caso Brugal, aguantando el chaparrón

Con los minutos la gente se iba sumando al son de la indignación, a la vez que se elaboraban todas las pancartas posibles para transmitir el mensaje como les gusta, claro y conciso; eso si, para llevarlas encima o ser requisadas. En todo momento se mostró, por parte de la institución, esa manera de restringir al pueblo sus derechos hasta que es más rápido decirles lo que pueden hacer que lo que no.
Las personalidades del mundillo fueron llegando y, los centenares de indignados frente a la más que obvia discriminación al pueblo alzaban cada vez más sus voces, pitidos, flores, libros y pancartas, todas las armas de las que nos hemos abastecido en este día. El sentimiento de vergüenza se compartió durante toda la jornada, intensificándose a cada llegada de alguno de esos corruptos que, sin vergüenza alguna miraban a los ciudadanos indignados en las vallas, como si de pobretones amontonados se tratase.
Las arengas y el ánimo persistió muy alto y sin pausa, ahora ya con dos grandes grupos, uno en cada calle lateral al Ayuntamiento.
Ambos grupos mantuvieron un ánimo férreo en el empeño por hacer ruido y hacer escuchar todo por lo que “su pueblo” se siente estafado moralmente, porque literalmente la estafa es un hecho para todos.
Los medios de comunicación estuvieron presentes durante, aproximadamente, los tres primeros cuartos de hora de esta manifestación, tomando algunas fotos y marchándose hacia la plaza y hacia el Ayuntamiento, a cubrir el acto del que les convenía informar.
Siento menester decir que, todos los negocios de la plaza, excepto uno, se han mantenido cerrados, implicando pues, la pérdida de la apertura de un negocio en tales localizaciones un sábado por la mañana, es algo extraño por sí mismo; en cuanto al bar-restaurante que permanecía abierto, lo estaba para los Srxs. invitados a ese entorno privado en el que habían convertido la plaza del Ayuntamiento, bajo prohibición y amenazas al comercio si se permitía a los manifestantes tomar asiento en su terraza.
La salida de todos estos personajes de la burguesía Alicantina ha sido de lo más jactanciosa posible, siendo protegidos por los agentes de seguridad -convertidos en guardaespaldas- y luciendo en todo momento una mueca de sonrisa hacia los ciudadanos que les perseguían a gritos de indignación por tener a tales caraduras en nuestros gobiernos municipales. También fue vallada la entrada a la plaza de la parte trasera del Ayuntamiento a los manifestantes, los cuales acudieron a esta zona para seguir llamando la atención a uno de estos peces gordos, llegando a ser empujados agresivamente.
Pese a esa prepotente actitud, sabemos perfectamente, que no es tanta la tranquilidad para ellos, que se nos ha oído durante el discurso de la alcaldesa y que han tenido que salir como ratas por la puerta trasera, porque alguno de ellos, como el Sr. Alperi, se ganó a pulso durante años de alcaldía la enemistad del pueblo al que robó y sigue robando.
Este acontecimiento, reconozcámoslo, es, como lo fue la manifestación del 15 de mayo, algo inusual en la ciudad de Alicante, el poder de convocatoria en esta ciudad es, todavía pequeño, pero el descontento social es tal que lxs ciudadanos tienen la necesidad de abrir los ojos y luchar por que de una vez se nos escuche, para luchar contra la corrupción en los Ayuntamientos, contra “Los intocables” de la Comunitat, y a favor de un gobierno honesto y una verdadera representación y participación ciudadana, estamos cansados de que elijan por nosotros o, más bien, contra nosotros.

Ya somos conscientes, estos son sus intereses, especular con los ciudadanos y su capital; y bien ¿no es el nuestro que dejen de hacerlo?

No nos engañemos, esto ha sido una batalla, para muchos de nosotros ganada por haber conseguido apartar el miedo a alzar la voz y haberlas aunado en son de indignación y deseo de cambio. Es el momento y el lugar de luchar por algo mejor, entre todos sí que podemos, ya no cabe lugar a esa duda.

Reunión de los portavoces de Toma la Plaza Alicante con DRY el 8 de junio

Tres fueron básicamente los temas tratados:

1) Manifestación 19-J

2) Estructura DRY

3) Colaboración de Toma la Plaza con DRY

1) Manifestación

DRY no tenía claro de una manera definitiva la hora ni el recorrido exacto de la manifestación, ya que por el tema de las fiestas (hogueras) tuvieron que replantear el recorrido. Se dijo que se iba a colgar toda esa información por la noche (la noche de ayer miércoles me refiero) para que estuviese disponible para toda la gente. Además, se añadió que la comunicación se iba a realizar al día siguiente, es decir, hoy miércoles para entrar dentro del plazo que exige la ley de 10 días.

El motivo principal de la manifestación es protestar contra el pacto del euro. El lema o pancarta principal de la manifestación va a ir relacionado con dicho lema. No obstante, toma la plaza Alicante puede lógicamente elaborar una pancarta propia e ir con ella a la manifestación, tema que será tratado en la asamblea de este domingo. Además, a título individual está claro que cualquier persona puede llevar las pancartas que le de la gana. Por cierto, al final la pancarta principal de DRY se va a titular: “Europa para los ciudadanos y no para los mercados”.

2) Estructura

Es un tema complejo, que no me atrevo a cerrar ni mucho menos sino a dar unas breves pinceladas.

DRY se organiza a través de equipos de trabajo como los de difusión, diseño/creativo, acciones locales o adhesión. Cada uno de se dedica a funciones específicas y cada uno de ellos tiene un contacto directo con su homólogo nacional. Por ejemplo, difusión alicante trabaja coordinado directamente con difusión a nivel nacional.

La toma de decisiones se toma actualmente a través votaciones realizadas por facebook entre las personas del movimiento que está verdaderamente implicadas, es decir, aquellas que realizan una trabajo real sobre el terreno. Se realizan también asambleas generales en madrid, pero son más bien informativas que decisorias, ya que hasta no tener el voto de todos los participantes a nivel nacional no se toma una decisión concreta. Para los votos se ha realizado un sistema de voto por localidad, es decir, cada localidad emite un voto único. Los informáticos de DRY están buscando la manera de que este sistema cambie a un sistema de voto individual, pero todavía se está trabajando en ello.

Se comentó que para las acciones locales, los grupos locales tenían libertad de acción y autonomía. Sin embargo, para las cuestiones a nivel nacional, la coordinación y las votaciones son imprescindibles.

Jesus incidió en el hecho de que no eran una asociación, ni tenían forma jurídica ninguna, sino que son un movimiento que realizan adhesiones con otras plataformas, movimientos y asociaciones. Negó rotundamente la cuestión de que eran o querían formar un partido político.

3) Colaboración

La colaboración con DRY se hace a través del sistema de adhesiones. El sistema funciona de la siguiente manera: un movimiento o asociación solicita la adhesión al grupo correspondiente, DRY se pone en contacto con la misma para informarle antes que a nadie de las acciones que está planeando realizar y si dicho grupo está de acuerdo en unirse, pues se une. Es decir, que no es una adhesión total a todo lo que hagan o convoquen, sino más bien una adhesión puntual. Y el sistema también funciona al revés, la plataforma que quiera adherirse comunica a DRY su voluntad de realizar un determinado acto, y si a DRY le parece bien y lo vota y sale que sí, pues se unen a ese acto. Por ejemplo, aunque no estemos adheridos nosotros nos juntamos con DRY para el 19-J y ellos se unen con nosotros para la concentración delante del ayuntamiento el sábado. Si estuviésemos adheridos lo único que cambiaría es que estaríamos mucho mejor comunicados y sabríamos de antemano lo que tienen planeado hacer y ellos sabrían lo que nosotros tenemos planeado hacer.

Gracias.

Así vivimos la mesa redonda sobre el 15-M

El portavoz de la Comisión Jurídica de” Toma La Plaza Alicante” participó ayer en la mesa redonda del Club Información, que trataba sobre el 15-M y sus múltiples repercusiones sociales y políticas. Se aprovechó el acto para insistir en el hecho de que” Toma La Plaza Alicante” se caracteriza por ser un movimiento de participación ciudadana que busca ejercer presión política, social y económica en su entorno más próximo. Se puso también el acento en el hecho de que es un movimiento horizontal cuya fortaleza reside en la propia participación de la ciudadanía. Se explicaron, asimismo, los avances ocurridos dentro del movimiento para su viabilidad y funcionamiento, los objetivos a corto plazo y se dieron explicaciones sobre lo ocurrido en la Asamblea General del 29 de Mayo de 2011.

Además, se insistió en el hecho que el movimiento quiere llegar al mayor número de personas posible, que se está aprendiendo de la experiencia de la gente que está participando y de los tropiezos inevitables del camino y se invitó a la gente a que se uniera a algún grupo de trabajo.

También, se concretó la buena voluntad de “Toma La Plaza Alicante” a colaborar y coordinarse con asociaciones, plataformas y movimientos de naturaleza análoga para sumar fuerzas y, todo ello, debido a que durante el turno de preguntas algunos ciudadanos quisieron saber si las plataformas representadas en la mesa redonda trabajaban por cuenta ajena o propia.

Durante el acto también se pidió comprensión, calma y paciencia a los alicantinos por todo lo acaecido en las últimas semanas. El mensaje a transmitir era el de que “Toma La Plaza Alicante” es un movimiento heterogéneo, joven y con poco tiempo de vida, sobrado de energía y ganas de trabajar pero falto todavía de experiencia después de tan solo dos semanas de vida.

En la mesa redonda, el coordinador de Democracia Real Ya, Jesús Bustos, explicó que ya hay acciones concretas que se llevarán a corto y medio plazo. Entre ellas, una manifestación en Alicante el 19 de junio y otra a nivel mundial el 15 de octubre, con el objetivo inmediato de que cada vez asista más gente a las concentraciones y manifestaciones en la ciudad, ya que todavía no se ha conseguido que los políticos escuchen a la ciudadanía. Además, afirmó que ahora es el momento de hacer “ruido” en la calle mientras se trabaja en diferentes iniciativas que en estos últimos días se han podido escuchar en todas las ciudades españolas desde la manifestación del 15 de mayo.

Reflexión sobre la asamblea del día 29 de Mayo

Ayer fue, sin duda, un día duro para todos los que acudimos a la asamblea convocada en la plaza de La Muntanyeta. Desde la ilusión y la esperanza puesta en este movimiento, que reclama la soberanía del pueblo, pocos pudimos imaginar lo que iba a pasar. Y es que todos estábamos tan enamorados de esa criatura, de ese recién nacido que tanto tiempo llevábamos esperando, que no pudimos ver lo que teníamos en las manos. Señores tenemos un bebe. Es un bebe prometedor, con un gran potencial, pero un bebe. ¿Acaso esperábamos que sin haber gateado se pusiera a correr? No, señores, seamos realistas: el niño ha tropezado y se ha caído.

Tampoco hay que restarle importancia, y pasar página como si no hubiese pasado nada. Cada tropiezo debe ser una lección. Y para que lo sea tenemos que reflexionar sobre lo que pasó.

En primer lugar, habría que destacar un detalle fundamental. Ayer no se decidió si se abandonaba el proyecto o no, solo intentamos decidir si debíamos dejar la plaza; y si lo hacíamos, si se habría de dejar un pequeño punto de información para mantener a la gente al tanto de dónde y cómo se va a continuar con el proyecto.

Simplificando un poco, teníamos que decidir entre: continuar en la plaza, o continuar sin la plaza. Prácticamente, la mitad pensaba una cosa y la otra mitad la opuesta (aproximadamente, un 45% frente al 55%). Y ahí radica quizá, la trampa que nos sumió a todos en el descontento. ¿Son en realidad posiciones radicalmente opuestas, posiciones irreconciliables? ¿O parten de una base común: la continuidad?

Creo que las posiciones eran tan próximas, que una vez se había llegado a la mayoría, y para asegurar un mayor consenso, que es lo que realmente se buscaba, tal vez solo habría bastado con preguntar a ese 45% si realmente consideraba que la decisión mayoritaria estaba tan radicalmente en contra de sus planteamientos como para romper ese consenso.

Sin duda fue un ejercicio un tanto estresante de discusión bizantina, y señores, no estamos en condiciones de perdernos en ellas. Mientras discutimos si son galgos o si son podencos, los poderosos se están relamiendo. Hoy después de leer los titulares del Diario Información, y su, sin duda, objetivo artículo, se estarán frotando las manos. En lo único que no estamos de acuerdo, con ese artículo, es en la crítica que se nos hace de la falta de líderes, porque, precisamente, el germen de este movimiento está radicalmente en contra del liderazgo y la representación de unos pocos sobre los intereses de la mayoría.

Para finalizar, queremos expresar nuestro pesar por la forma en que se condujeron las cosas, y nuestras más sinceras disculpas por no haber sabido resolver la situación. También queremos dar ánimos a todos los que nos estáis apoyando: no nos rendimos, seguimos adelante.

Comisión de comunicación externa de Acampada Alicante

Opinión: ¿Qué va a quedar del 15-M? – Miguel Gambín [23/05/2011]

¿Qué va a quedar del 15-M?

Después del fogonazo del 15-M surge la pregunta sobre su continuidad.

Mucha gente se muestra escéptica sobre lo que puede dar de sí esta iniciativa ciudadana que ha ocupado los titulares de la prensa nacional e internacional durante una semana entera.

Lo más difícil viene ahora. Es relativamente sencillo montar asambleas, con todo lo hermoso de la iniciativa; exponer ideas en público; copar la atención; provocar efecto de contagio. Otra cuestión es darle forma a esto que ha empezado de forma espontánea y visceral, y llegar al terreno de las realizaciones concretas.

En primer lugar, queda por definir qué es este “Movimiento ciudadano”. En las asambleas se escuchan propuestas a veces, como si estuviera en las manos del movimiento el darle la vuelta al país, y cambiar las cosas. Soñar es gratis, y es hermoso, pero los sueños que no tienen un plan de ruta, terminan esfumándose como nube de verano.

Habría que tener claro cuál es la identidad de esta iniciativa ciudadana. A veces es bueno empezar por LO QUE NO ES.

Un partido político. En España ya hay demasiados. La solución no está en crear otro. Hace falta mucha organización; muchos recursos, y muchas energías. Al fin y al cabo, nadie es mejor que nadie. Este hipotético partido podría acabar como los otros, alejados del pueblo. Todos empiezan con buen pie, y al final, ya se sabe.

Una propuesta radical anti-sistema. Que el sistema sea mejorable, incluso perverso  y merezca ser criticado, no quiere decir que nada sea válido. Las críticas anti-sistema pueden ser justificables, pero sin una propuesta clara y razonable, todo queda en fuego de artificio, y en humo de barricadas. El cambio no se hace así. Sirve para descargar adrenalina, y para ponerse a la ciudadanía en contra.  Este movimiento no tiene nada de “perroflauta”, “etarra”; “mugriento” o “marginal”. Está formado por ciudadanos a los que parece que la democracia sigue siendo el mejor de los sistemas imaginables, a condición de sacarle el máximo partido.

Una propuesta de revolución institucional. Dentro del movimiento hay personas de diferentes tendencias. El debate ahora sobre un hipotético cambio de régimen sería perderse en interminables discusiones, y restaría fuerza al movimiento. Además, terminaría estrellándose con el escepticismo de la ciudadanía. Y no se conseguiría nada.

Un grupo manipulado por oscuras fuerzas políticas. Lo que está claro para cualquier persona que baja a la calle y habla con los integrantes de la plataforma, es que nadie manipula  a nadie, ni se reparten consignas para ser obedecidas ciegamente. Hay participación, democracia y apertura mental. Todos puedene exponer sus ideas, y todo se genera espontáneamente, aunque con una cierta organización.

Un grupo parar generar propuestas legales y sustituir al parlamento. Durante estos días, se han compartido sueños, y se ha imaginado un mundo mejor, algo diferente a la realidad cotidiana con la que nos enfrentamos. A veces se habla como si dependiera de las asambleas formadas  la política lingüística o energética, o las reformas educativas. Ese tipo de debates son útiles para desahogarse, pero escapan a lo que razonablemente puede llevar a cabo el movimiento ciudadano.

Entonces, ¿qué? ¿Desaparecerá el movimiento?

Fijémonos, por un momento, en lo que el movimiento ha conseguido. A partir de ahí podemos imaginar lo que se podrá conseguir.

1.- Ha conseguido sacar de la indiferencia a la ciudadanía, aletargada desde hacía décadas en un país indiferente a cualquier afrenta. El grupo de gente que se reunión en la puerta del Sol, no hizo más que el papel del catalizador de una gigantesca reacción social. Los ciudadanos estaban hartos de lo que ocurría, pero, al mismo tiempo, no veían medio para expresar su descontento y hastío.

2.- Se ha creado en el espacio de unos pocos días, una organización que cuenta con miles de personas dispuestas a dedicar su tiempo y energías a hacer funcionar la máquina.

3.- Por primera vez en décadas, los ciudadanos han hablado de política con desconocidos, y han compartido abiertamente su rechazo al funcionamiento del sistema democrático, y sus deseos de que las cosas tomen otros derroteros. Los españoles se han escuchado; han soñado juntos, y han compartido ilusiones. SE han entusiasmado viendo que miles de personas expresaban públicamente lo mismo que ellos. Se han escuchado mutuamente, dando una enorme lección de civismo a los políticos, que no se escuchan, sino que se lanzan descalificaciones.

4.- Se ha tomado conciencia de que SÍ se puede hacer algo. Se ha tomado conciencia colectiva del potencial de un pueblo. Y ése es la condición de cualquier cambio social.

Y A PARTIR DE AQUÍ, A DÓNDE VAMOS?

A partir de estas conquistas, ¿Se puede hacer algo?

Tenemos ya un pueblo que se identifica con las propuestas del programa elaborado. Ahora se trata de ponerlas en práctica. ¿Sencillo? Desde luego que es hoy más posible que nunca, porque hemos descubierto que todos queremos lo mismo, por encima de ideologías. Queremos mayor control de la banca, que juega con nuestras vidas; queremos que los políticos dejen de reírse de los ciudadanos, y bajen de la nube en que viven. Queremos mayor control de la corrupción, y del patrimonio de los politicos. Todo es muy razonable y realista.

¿Y quién le pone el cascabel al gato?. Muy sencillo; TODOS.

Todos, es decir, el movimiento ciudadano que se ha formado, y que puede presionar para que las cosas cambien. TODOS SÍ QUE PODEMOS.

PROPUESTAS CONCRETAS: Imaginemos qué pasaría si estas propuestas se publican, y el movimiento ciudadano promete su adhesión al partido que se comprometa a cumplirlas, con un control público y periódico de estos compromisos. ¿Y van a hacer caso? Dependerá de la manifestación de fuerza que se haga. No olvidemos que varios centenares de miles de votos han sido votos nulos o abstenciones. Si se consigue canalizar ese electorado, el mapa político de España va a cambiar. El movimiento ciudadano cifrará su fuerza en su capacidad de convocatoria, de la que ha hecho prueba en estas elecciones.

Para esto, urge planificar alguna que otra acción pública antes del verano, que deje a todo el mundo la convicción que la plataforma ciudadana es capaz de movilizar la opinión pública y de trasvasar  miles de votos, que es el supremo argumento de los partidos.

Hay que utilizar la capacidad de movilización para conseguir acciones concretas, escalonadas en el tiempo:

1.- Una iniciativa de boicot a multinacionales o bancos.

2.- Una recogida de firmas, en favor de  la supresiónd e las prebendas de los politicos, o una ley de la transparencia. (En torno a esta iniciativa se pueden organizar una cantidad enorme de actividades, desde carreras populares, caceroladas; teatro en plena calle; acampadas; empapelamientos, etc.

3.- Movilizaciones frente a sedes de partidos que se han ensuciado las manos.

Para esto hay que cimplir varios requisitos:

1.- UNIDAD: Hay que dar un mensaje unitario, que agrupe a todos los colectivos que están detrás.

Hay que utilizar las redes sociales; los contactos que se han creado para futuras movilizaciones.

2.- RAPIDEZ. SE ha de aprovechar la energía que se ha generado. La opinión pública es sensible a lo que se le proponga. Se ha de realizar algo antes que el verano, con otra propuesta concreta para el mes de Septiembre.

3.- CONCRECIÓN. No queramos abarcar más de lo que podemos. Hay que ser muy concretos en las acciones. No hemos de elaborar leyes, ni estudiar complicados expedientes. Eso no corresponde al movimiento, sino a los técnicos. Pero desde la plataforma ciudadana se han de imaginar estímulos para hacer moverse a los políticos en la buena dirección. El movimiento ha de ser la espuela que haga saltar al caballo perezoso, que no quiere moverse en la buena dirección. Abandonemos los programas, y ciñámonos a las propuestas concretas. A las iniciativas fácilmente evaluables, como las campañas de boicott a bancos, eléctricas o telefónicas.

4.- Trabajo en red, como se ha hecho hasta ahora. Es el nervio de la lucha, y la condición que permitirá al movimiento ciudadano de subistir.

5.- INTERNACIONALIZACIÓN. En varios países de la unión Europea existen los mismos problemas que en España. Hay que saber presentarse, y traducir los mensajes en varias lenguas. Es necesario tomar contacto con otras organizaciones que quieran solidarizarse. Cuantos más seamos, más fácil será. El número de ciudadanos movilizados será la palanca desde la que se pueda mover este mundo viejo, donde para muchos ciudadanos el sistema democrático ha dejado de ser un sueño

para convertirse en pesadilla.

El movimiento debería tener un calendario de acciones a realizar antes de las elecciones generales. Un plan de acciones y movilizaciones concretas y realistas, sin grandes pretensiones, pero con continuidad y decisión. A partir de ahí, lo que se quiera soñar.

Miguel Gambín 23-05-2011