Manifiesto de la Comisión T.I.A. (antes EO) Trabajadores Indignados Autoorganizados

MANIFIESTO COMISIÓN de trabajadores indignados y autoorganizados

Desde nuestra comisión (antes EO) venimos planteándonos el cómo y qué hacer. Estos debates han alcanzado una perspectiva global que deseamos trasladar al 15M y a la sociedad en general. Nuestro posicionamiento no es tanto el abordaje de temas concretos, sino una posición política centrada en la lucha concreta contra la explotación y en una lucha más genérica contra el capitalismo. Es por ello que aunque deseemos luchar contra los efectos evidentes de la explotación capitalista (paro, precariedad, recortes,…) concebimos esa lucha desde una visión política más amplia y con carácter radical (ir a la raíz de las cosas) y anticapitalista.

Fundamentamos nuestras posiciones en cuatro concepciones básicas:

UNIDAD: No entendida como una cuestión numérica, si no como la puesta en común y en movimiento de los intereses y necesidades colectivos de los explotados (todos los que estamos sometidos a la dominación capitalista) desde una perspectiva de lucha y trasformación social.

Entendemos esta unidad no sólo en el momento y tiempo presente, también en el propio reconocimiento de todos los movimientos históricos que han luchado por una sociedad sin clases, ni autoritarismo. Igualmente, entendemos esta unidad desde el internacionalismo, es decir, la unidad de todos los explotados, más allá de razas y fronteras.

Por ello nos identificamos y nos consideramos herederos de todos los movimientos que en cualquier tiempo y lugar han luchado y luchan por la liberación integral de la humanidad.

AUTOORGANIZACIÓN: Sabemos que la lucha y su resultado sólo puede ser llevada a cabo por los mismos explotados y que la “liberación de los oprimidos, será obra suya o no será”. Nadie más que nosotros mismos somos capaces de enfrentar este sistema. Por ello la autoorganización es un valor y una herramienta fundamental en el desarrollo y profundización de la lucha. La asamblea soberana y abierta es el epicentro de este proceso y el espacio donde articular la lucha y anticipar la sociedad que deseamos. Rechazamos toda forma impuesta de representación, desde el “cretinismo parlamentario” hasta cualquier tipo de dirigismos.

ANTICAPITALISMO: El capitalismo no es el primer sistema de explotación (todos igualmente repugnantes) pero si el último que sufrimos, el más global y el primero que puede conducirnos al exterminio. Se fundamente en la dominación y explotación de la naturaleza y de las personas, dividiendo la sociedad en clases y llevando al extremo el sufrimiento de las clases oprimidas, en beneficio de la acumulación, el lucro y el beneficio. Sabemos que este sistema no puede ser reformado, por que en su esencia se conjuga la antitesis de una sociedad verdaderamente humana y de una VIDA que vaya mucho más lejos que la supervivencia. Sabemos, también, que somos los explotados (los que sufrimos cotidianamente este “mundo”) los únicos que podemos cambiar esta realidad, como la historia de la lucha de clases demuestra. Es por ello que no podemos negar ser la anti- tesis del capitalismo.

REVOLUCIÓN: Entendemos la revolución como un cambio radical y subversivo no sólo de las estructuras imperantes de la dominación, sino también de las personas y la conciencia que harán posible dicho cambio. No pensamos que la revolución sea un ideal o una utopía filosofal, sino la necesidad imperiosa de cambiar el mundo y a nosotros mismos para retomar la vida y reiniciar la verdadera historia de la humanidad, ante un sistema, que cada vez deja más claro, que sólo puede ofrecernos la barbarie.
OBJETIVOS:

– Favorecer el debate crítico y la toma de conciencia individual y colectiva, a través de debates, textos, acciones,… dirigidas a las asambleas y a la población en general.

– Fomentar la autoorganización asamblearia de los explotados, en barrios, centros de estudio, de trabajo,… en torno ha luchas concretas, desde planteamientos críticos y transformadores de la realidad.

– Luchar contra los efectos más palpables y presentes de la explotación, principalmente los relacionados con cuestiones sociales (precariedad, paro, recortes,…) como medio para enfrentar los ataques cotidianos contra las condiciones de vida, favoreciendo la autoorganización y la toma de conciencia revolucionaria.

– Facilitar el encuentro con todos los grupos y movimientos (más allá de fronteras y sectarismos) que compartan nuestras posiciones políticas de base: unidad, autoorganización, anticapitalismo y revolución.

Nos planteamos la solidaridad, el compañerismo y la honestidad como medios y fines de nuestra actividad, como la forma que damos a nuestra lucha y también el contenido de la sociedad por la que luchamos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *